Please reload

Más fundaciones

Biblioteca Futbolera Paulo Ferrari

September 18, 2018

El martes 18 de septimebre de 2018 a las 16.00 hs. y frente a más de 250 alumnos se inauguró en la Escuela Primaria número 116 "Santiago del Estero" en el Barrio Arroyito de la Ciudad de Rosario, la  "BIBLIOTECA FUTBOLERA PAULO FERRARI". 

 

El acto de inauguración contó con la presencia en vivo del referente histórico de Rosario Central que llegó caminando a la escuela de la que sigue siendo vecino ubicada a tres cuadras de la cancha de Rosario Central más conocida como "El Gigante de Arroyito" y con la presencia del escritor Ignacio Irigoyen, creador y Director de Bibliotecas Futboleras quien junto a Mariela, la Bibliotecaria de la escuela, coordinaron el acto.

 

El emotivo momento estuvo musicalizado por un grupo de niños del quinto grado quienes tocaron un carnavalito jujeño acompañado de las palmas de los presentes, incluido Paulo. Al momento de tomar la palabra por parte del Director de Bibliotecas Futboleras, Irigoyen destacó a Ferrari como un niño que creyó en sus sueños y tuvo la entrega necesaria para hacerlos realidad. "Eso es Paulo Ferrari, un hombre entregado dentro y fuera de las canchas a sus sueños. Pocas veces en mi vida he visto un jugador que diera tanta entrega deportiva en cada partido de fútbol, cualquiera que fuera", terminó destacando Irigoyen.

 

Luego de que se le entregara una carpeta repleta de 50 dibujos hechos por los niños y niñas de los distintos grados, comenzó le momento de las entrevistas. A una de las preguntas formuladas por los niños sobre qué le gustaba leer de chico, Paulo respondió "Patoruzito" para contar después que "en el patio de esta escuela empecé a soñar con ser jugador de fútbol y también lo pude lograr gracias a la formación que recibí acá". 

 

Luego de sus palabras, jugador y escritor, descubrieron las telas sobre las largas mesas cubiertas de libros de fútbol, literatura infanto-juvenil y material de preescolar dando por inaugurada la Biblioteca Futbolera de Paulo Ferrari quien luego de sacarse una foto selfie con todos los chicos, pasó por cada una de las once aulas a sacarse fotos grupales con cada grado y firmar autógrafos sobre camisetas del Club Rosario Central, cuadernos y guardapolvos de alumnos y alumnas que parecían estar soñando despiertos con aquel mismo sueño que hizo creer y crecer a Paulo Ferrari de niño. 

 

 

 

Please reload